Segunda salida consecutiva

El Laudio afrontará mañana a partir de las 16:00 su segunda salida consecutiva para visitar al Abetxuko, en su difícil terreno de juego de Ametsa. Tras conseguir un trabajado empate ante el San Martín, los rojiblancos deberán volver a ponerse las pilas para intentar traerse algo positivo del histórico campo gasteiztarra.

 

Y es que el Abetxuko se hace fuerte en su casa, donde únicamente ha perdido un partido (ante el Salvatierra por 0-4). En el resto, ha sumado cinco victorias y tres empates siendo capaz de derrotar al San Ignacio o arrancar un empate ante el Iru-Bat Santa Lucía. Por lo tanto hablamos de un conjunto terriblemente complicado en su terreno de juego. Su imagen fuera de Ametsa dista mucho de la que ofrece como local, como así confirma el entrenador rojiblanco Javi Pereda: "Será un equipo totalmente diferente al que vimos en Ellakuri. Tiene 19 puntos. 18 los ha conseguido en casa y 1 fuera, con eso lo digo todo", sentencia el entrenador laudioarra en su cita habitual con Radio Llodio.

Partido sin concesiones

La lectura que prevé Javi Pereda para el partido de mañana es clara. "Nos encontraremos un partido complicado porque tendremos que adaptarnos rápido y no dar concesiones. En este tipo de campos nuestro juego se penaliza mucho. Si el Abetxuko tuviese la misma línea fuera de Ametsa, probablemente estaría compitiendo con nosotros".


Con este partido se da inicio a la segunda vuelta de la competición. El Laudio la encara en una buena posición, a dos puntos del liderato y por el momento aspirando a todo. "Por lo menos debemos igualar o superar la primera vuelta que hemos realizado si queremos estar entre los dos primeros al final de Liga", destaca el técnico rojiblanco Javi Pereda. "Pero es complicado, no para nosotros sino para todos, como se está viendo. La pasada jornada el último le ha ganado 4-1 al primero".


En el partido que abría la Liga en Ellakuri, el Laudio derrotó al Abetxuko por 2-0 con goles de Unai Díaz y Ander Uriarte. No fue un partido sencillo ya que hasta el minuto 70 no se abrió el marcador. Otro aviso más de la dificultad que entraña este Abetxuko, décimo clasificado, que se apoya en el bloque por encima de las individualidades para ofrecer sus mejores prestaciones.